Desarrollo Sostenible

Pese a la pandemia, los pescadores artesanales de Pisco continúan trabajando en el mar para llevar sustento a las familias de la región, desarrollando sus labores con todas las medidas de seguridad gracias a proyectos como el Desembarcadero de San Andrés e iniciativas sociales implementados por Camisea. 

Una de estas obras es la reconstrucción del Desembarcadero de San Andrés y la implementación de un modelo de gestión que beneficia directamente a más de 2,900 pescadores artesanales – de unas 630 embarcaciones de la zona -, que se ejecutó con una inversión que supera los 4 millones de soles. 

“La reconstrucción comprende la infraestructura y equipamiento por S/ 1.3 millones; acompañamiento, fortalecimiento y capacitación de los pescadores sindicalizados por S/. 2.5 millones; y el desarrollo de competencias en buenas prácticas en pesca artesanal por S/. 200,000, gracias a un convenio con FONDEPES”, informó Camisea. 

San Andrés, uno de los puertos marítimos más importantes del sur peruano, fue de los más afectados por el terremoto en Pisco el 2007, pero el empuje de sus trabajadores permitieron seguir con sus faenas en alta mar frente a toda la bahía. Es esa misma perseverancia la que impulsa a los pescadores a seguir trabajando, e incluso cultivando productos, para llevar alimento a las familias de la región en medio de una pandemia que necesita del distanciamiento social para evitar los contagios.

La famosa concha de abanico (Argopecten purpuratus) se cosecha a lo largo de la costa peruana, sobre todo en regiones como Piura, Áncash y Pisco. En esta última provincia, Camisea impulsó la siembra de más de 120 mil manojos de semillas de este recurso marino valorizados en S/ 737 mil para nueve cooperativas de maricultores de Paracas, en el marco del proyecto “Alianza para el Desarrollo de la Maricultura”. 

Desde el 2004 hasta el 2020, Camisea otorgó a los pescadores y extractores de mariscos de San Andrés la suma de US$ 960 mil para atender diversidad de proyectos que potencien su actividad económica o ayuden en crisis coyunturales como el coronavirus. 

En el “Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre”, que se celebra cada 28 de enero, se recuerda la importancia de utilizar energías más limpias, como el gas natural de Camisea, que en los últimos 15 años evitó la emisión de más de 64 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), que equivalen a la conservación de 166 mil hectáreas de bosques húmedos en la Amazonía. 

Esta fecha también es conocida como “Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2”, porque son justamente estos gases efecto invernadero los que generan un impacto negativo sobre el cambio climático. Así, en este día, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) busca crear conciencia en todos los habitantes de nuestro planeta sobre el calentamiento global y los impactos ambientales que ocasiona.

Según un estudio de Macroconsult sobre los aportes del gas de Camisea en los últimos 15 años, solo en el 2019 la reducción de CO2 de las operaciones de Camisea en Cusco fue equivalente a 17,100 hectáreas de bosques húmedos amazónicos. Esto significa que se evitó el 11% del total de bosques perdidos durante el 2018, que ascendió a 154,800 hectáreas. 

El gas natural, en comparación a otros combustibles fósiles, permite tener un aire más limpio, saludable, y reduce hasta un 60% las emisiones de compuestos químicos y casi completamente las partículas en suspensión y el dióxido de azufre, principales causantes de los problemas respiratorios en la actualidad.

Camisea, que es el yacimiento de gas natural más grande del Perú, se convierte en uno de los principales actores en beneficio del Estado peruano para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, que busca mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo del 2° respecto a niveles preindustriales. Esto gracias a la diversificación de la matriz energética, es decir, al uso de combustibles con menor contenido de CO2 y menos contaminantes que los combustibles fósiles. 

La ciudad de Pisco tendrá el 2021 un nuevo sistema de video vigilancia de seguridad ciudadana para monitorear hasta 70 puntos críticos con cámaras en alta definición, gracias a un convenio suscrito entre el Consorcio Camisea y la Municipalidad Provincial de Pisco.

Este sistema tiene como objetivo potenciar las estrategias y acciones de Serenazgo y la Policía Nacional del Perú (PNP) para reducir los índices de delincuencia en la provincia.

De acuerdo con datos del INEI, entre el 2013 y el 2017, Pisco se ubica entre las 5 primeras ciudades con mayor tasa de homicidios en todo el Perú. La municipalidad provincial, en tanto, indicó que este sistema de vigilancia permitirá la supervisión de la ciudad, durante 24 horas del día, los 365 días del año.

El nuevo sistema de video vigilancia incluye la implementación de una central de video que operará en un local de 3 pisos, además de un centro para capacitaciones al personal. Desde estas instalaciones se realizará monitoreo permanente a 70 puntos críticos con cámaras ultra HD, aprovechando 4 torres de 36 metros cada una.

De esta manera, el Consorcio Camisea reitera su compromiso con el progreso y bienestar de los pobladores de Pisco, articulando esfuerzos con las distintas municipalidades de la provincia para desarrollar programas de contribución social y convenios institucionales.

Unos 300 profesores de diversos colegios de Pisco, en Ica, se beneficiarán con un programa de capacitación para el dominio de plataformas digitales que fortalezcan la educación remota, gracias a un proyecto impulsado por el Consorcio Camisea, en coordinación con SENATI, la UGEL Pisco y el Gobierno Regional de Ica.

Este programa de capacitación será virtual, tendrá una duración de 2 a 5 meses y no requiere conocimientos previos. Se usará la plataforma electrónica LMS Blackboard de SENATI para desarrollar cursos y poner a disposición de los profesores materiales digitales y tareas, además de ofrecer acceso a una biblioteca online que alberga videos y enlaces académicos que sirven como soporte para el aprendizaje del docente y el alumno. 

La tecnología a utilizar facilita el desarrollo profesional de los profesores de Pisco ubicados en cualquier parte de la provincia, y considera los perfiles laborales y competencias digitales exigidas por el mercado actual. Los docentes aprenderán la planificación de entornos virtuales, producir contenidos multiplataforma, usar herramientas de inteligencia de negocios y potenciar el uso de Microsoft Office. 

Julio Ochoa, director de la UGEL Pisco, indicó que esta iniciativa permitirá fortalecer el dominio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC’s) gracias al impulso de Camisea. Luis Espíritu, director zonal de SENATI, dijo que están “seguros que volcaremos nuestra experiencia; es una gran inversión para prepararnos ante cualquier tipo de contexto”. 

Mariela Hernández Cortez, profesora de inicial en el distrito Túpac Amaru Ica, sostuvo que estas herramientas motivarán a los estudiantes. “Permite resolver las capacidades de disipar problemas, y así reforzar la autoestima del alumno por la autonomía que genera su aprendizaje”, acotó. 

El Consorcio Camisea reitera su compromiso con la mejora de la educación desarrollando iniciativas que, en los últimos años, beneficiaron a unos 15 mil alumnos de la provincia gracias a programas desarrollados con autoridades e instituciones del sector, como Pisco Talento y Aprender para Crecer.

En el distrito de San Andrés de Pisco, más de 12 mil personas se beneficiarán con el moderno mercado “Nueve de diciembre” entregado por Camisea, operado por Pluspetrol, y que está implementado con todos los equipos, ambientes y protocolos de bioseguridad ante el COVID-19.

El distrito de San Andrés, ubicado a 3 horas de Lima, es uno de los principales puntos económicos de la provincia de Pisco por su puerto marítimo y la cercanía a puntos clave del turismo, como la Reserva Nacional de Paracas (RNP). Ica es la sétima región con mayor índice de casos de COVID-19, donde se detectaron 30,513 casos confirmados de coronavirus, que ocasionaron la muerte de 1,697 personas.

Las pautas de bioseguridad del edificio se sostienen en las disposiciones sobre el “Inicio de actividades de los conglomerados productivos y/o comerciales a nivel nacional” que brindó el Estado por la pandemia. Esta obra demandó una inversión de S/ 1’068,583 procedente del Compromiso Marco, un fondo de S/ 100 millones de soles dispuesto voluntariamente por Camisea para obras de infraestructura y apoyo social que beneficien a la población.

La nueva estructura tiene 2 salas para restaurantes, 2 entidades financieras, baños para varones, mujeres y personas con discapacidad, y puestos de venta para secciones de pescado, embutidos, carne y abarrotes, una oficina de administración, y áreas para acciones sanitarias, residuos sólidos, casetas de bombas, instalaciones eléctricas y refrigeración futura. 

Para complementar el impacto económico del mercado “Nueve de diciembre”, Camisea financió el mejoramiento de las vías vehiculares y peatonales de las calles Bolívar y Bolognesi de San Andrés, con una inversión de S/ 917,726 también del Compromiso Marco. Este proyecto permitió la construcción de más de 3.9 m2 de pavimento, 1,314 metros cuadrados de veredas de concreto, construcción de sardineles y pintado de señales de tránsito.  

Infome de Macroconsult revela que el Consorcio aportó más de S/ 2,000 millones de soles anuales entre el 2004 y 2019, representando el 3.4% de los ingresos fiscales totales del país.

Octubre de 2020.- Camisea aportó más de S/ 30,000 millones de soles en ingresos fiscales tributarios y no tributarios entre el 2004 y 2019, reveló un informe económico elaborado por la consultora Macroconsult, que identificó los principales beneficios generados por el yacimiento de gas natural más grande del Perú en términos de empleo, inversión pública, transferencias a gobiernos regionales y contribución a la balanza comercial.

El reporte precisa que Camisea entregó anualmente más de S/ 2,000 millones de soles en aportes al fisco, representando el 3.4% de los ingresos fiscales totales del país y convirtiéndose en una energía que generó un importante progreso en el Perú en los últimos 16 años.

Además de impactar positivamente en el financiamiento de obras del sector público que beneficiaron al país, Camisea representó el 1.3% del PBI entre el 2004 y 2019, aporta más del 40% de la energía eléctrica que necesita el Perú y otorgó la posibilidad de un puesto de trabajo formal para miles de peruanos.

“Desde el inicio de la operación, en el 2004, Camisea generó anualmente 1,681 empleos propios y por contratistas”, señala el reporte de Macroconsult, que estima un beneficio mayor considerando que, por cada puesto de trabajo directo en las industrias extractivas, se crean otros seis adicionales en la economía.

El informe también precisa que la operación de uno de los yacimientos de gas natural más importantes de la región entregó otros beneficios a la balanza comercial. “Entre el 2004 y 2019, Camisea representó el 35% de las exportaciones de hidrocarburos y 4.3% de las exportaciones totales. En adición, en promedio, por cada USD 1 de exportación gracias a Camisea, se dejaron de importar USD 2 corrientes de combustibles alternativos”, se lee en el reporte elaborado por la consultora.

Camisea también representó un importante motor de desarrollo para los gobiernos regionales y locales, que recibieron anualmente transferencias fiscales por más de S/ 1,500 millones, es decir, más del 65% de las transferencias de toda la industria hidrocarburífera. Gracias a la operación, Megantoni y Echarati se ubican entre los cinco primeros distritos con mayor Presupuesto Inicial Modificado (PIM) per cápita en el Perú.

El Consorcio Camisea invierte más de S/167 mil, en el proyecto “Brigada Municipal de Atención Primaria de Lucha contra el COVID-19”, para adquirir 2,324 cajas de material médico y medicinas, además de pruebas rápidas que se utilizarán para la detección de pacientes con coronavirus en Paracas. Esta inversión se realiza con fondos del Convenio Socio Ambiental (CSA) de Camisea en beneficio del distrito de Paracas.

La donación incluye medicinas, como: paracetamol, azitromicina, ceftriaxona y dexametasona, fundamentales para el tratamiento del COVID-19 y material médico de protección, como: mamelucos, mandilones, guantes y mascarillas. También se entregaron 100 cajas de pruebas rápidas que contribuirán a identificar pacientes con la enfermedad y reducir focos de contagio.

Los representantes de Camisea indicaron que el proyecto está alineado al contexto del estado de emergencia por coronavirus en Pisco, que hasta la fecha supera los 9 mil casos de contagios acumulados. Este apoyo se generó gracias a la coordinación con la Posta de Salud de Paracas, que depende del Hospital San Juan de Dios de Pisco, y tiene como objetivo contribuir a la reducción y control de la propagación de esta enfermedad.

Camisea también impulsó “Barrio por barrio”, una campaña médica que consistió en realizar 5 mil tamizajes de pruebas rápidas a ancianos y pacientes de alto riesgo al COVID-19, en Pisco, en coordinación con la municipalidad provincial, EsSalud y el Hospital San Juan de Dios.

La inversión de “Barrio por barrio” superó los S/ 152 mil soles con el fin de diagnosticar, medicar y salvar las vidas de todas las personas mayores de 60 años, diabéticas, hipertensas, pacientes con tratamiento de diálisis o con tratamiento por cáncer.

Gracias a esta coordinación entre autoridades se complementan hitos claves en la lucha contra el coronavirus con los fondos tanto de Convenios Socio Ambientales como del Compromiso Marco, impactando a unos 166 mil vecinos de la provincia pisqueña, que en julio pasado recibió la nueva Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Juan de Dios por parte de Camisea para luchar contra el coronavirus y diversas enfermedades.

● Proyecto beneficia a nueve cooperativas de playa Atenas que recibieron en total 120 mil manojos de conchas de abanico por un valor de 737 mil soles.
● Pisco exporta a mercados internacionales como: España, EEUU, Francia y Chile, y muestra gran potencial de crecimiento.

Los maricultores de la provincia de Pisco, en Ica, sembraron más de 120 mil manojos de semillas de concha de abanico valorizadas en S/ 737 mil, que fueron entregadas por el Consorcio Camisea, operado por Pluspetrol, a nueve cooperativas de maricultores de Paracas, en el marco del proyecto “Alianza para el Desarrollo de la Maricultura”.

Los maricultores de San Andrés y miembros de la Asociación de Maricultores Señor Cautivo de Ayabaca agradecieron a Camisea por este impulso económico, y la generación de trabajo directo e indirecto.
“Un manojo agrupa 96 semillas de conchas de abanico que son sembradas en la concesión que le corresponde a cada maricultor. Este espacio lotizado es monitoreado por el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (SANIPES), que semanalmente aplica pruebas a las conchas de abanico para constatar que se encuentran en óptimas condiciones hasta el momento de la cosecha, que ocurre aproximadamente de 8 a 10 meses después”, indicó David Aquije, del área de Relaciones Institucionales de Pluspetrol.

Este apoyo forma parte de los proyectos de impulso económico que promueve el Consorcio Camisea en la provincia de Pisco, y permitirá a los maricultores de la zona obtener un ingreso económico sostenible por la venta de sus productos al mercado nacional e internacional. Desde el año 2014, el Consorcio Camisea apoya a un aproximado de 23 cooperativas en la siembra de semillas de conchas de abanico y se encuentran analizando futuros proyectos de sembrado con otras cooperativas ubicadas en zonas dentro de la Reserva Nacional de Paracas.

El aporte del Consorcio Camisea permitirá que los pescadores artesanales de playa Atenas obtengan una fuente de ingreso sostenible en el tiempo y les aporte ganancias en una actividad que es altamente rentable por la riqueza de las bahías de Pisco. Los precios varían por temporada. En tiempos de alta demanda, un manojo puede costar entre 80 y 90 soles para el mercado local y si exportan al extranjero, pueden negociar un precio superior.

“Todos tenemos expectativas muy altas con este impulso que promueve Camisea. Al término del tiempo de crecimiento de las conchas de abanico esperamos recaudar un mínimo de 100 toneladas para exportar. Pisco tiene potencial y condiciones para crecer en esta actividad. A largo plazo sí se puede lograr. La clave es: cosecha, siembra y reinvierte”, indicó Julio Arenas, ingeniero pesquero experto en sembrado de conchas de abanico.

El Consorcio Camisea, operado por Pluspetrol, ratifica de esta manera su apoyo a los maricultores y su compromiso con el desarrollo de la provincia, generando proyectos de impacto social que beneficien a la población.

El Consocio Camisea, operado por Pluspetrol, presentó la maqueta del proyecto de reconstrucción de la casa y cuartel general de Don José de San Martín, monumento donde se inició la campaña libertadora del Perú en 1820 y que será recuperado gracias a un convenio suscrito con el Ministerio de Cultura, la Municipalidad provincial de Pisco y el Club Social Pisco, en el marco en las celebraciones del Bicentenario. 

“La maqueta es la representación exacta de la casa donde vivió José de San Martín. Se convertirá en un museo donde exhibirá material histórico cultural representado mediante ejes temáticos relacionados con la historia del monumento, la Corriente Libertadora del Sur y la Expedición Libertadora del Perú, los primeros símbolos patrios y la Independencia de nuestro país”, afirmó Gonzalo Castro de la Mata Valdivia, representante de Camisea. 

El proyecto de reconstrucción demandará una inversión de S/ 3.9 millones de soles entregada por el Consorcio Camisea, con recursos procedentes del Compromiso Marco, un fondo de S/ 100 millones de soles dispuesto voluntariamente por la empresa como parte de sus políticas de responsabilidad social, para articular programas sociales y desarrollo económico en beneficio de la provincia de Pisco. 

La maqueta fue diseñada considerando todos los detalles históricos e información disponible sobre la casona, declarada Monumento por Ley N° 9636 del 28 de octubre de 1942. Está ubicada a 25 metros de la Plaza de Armas de Pisco, en un área de 906 metros cuadrados, en la calle San Martín, en memoria del general. Hasta aquí llegó el precursor de la independencia del Perú con su Expedición Libertadora luego de su desembarco en las costas de Paracas, el 8 de setiembre de 1820, y se quedó durante 40 días. 

El terremoto ocurrido en agosto del 2007 produjo tales daños en la casona que la hizo inhabitable, y 13 años después se logra un acuerdo para su reconstrucción y puesta en valor cultural y turístico, porque en este sitio se crearon las primeras versiones de los símbolos patrios: la Bandera y el Escudo Nacional. 

La propuesta de la reconstrucción se basa en evidencia fotográfica y documentación antigua sobre la arquitectura original de las portadas, los ventanales y habitaciones, afirma Víctor Oyola, presidente del Club Social Pisco, quien explicó que en la casona se dispondrán los bienes y objetos que pertenecieron al libertador San Martín.

Dunia Felices, la nadadora que busca un boleto para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2021, volverá a entrenar en una piscina después de 5 meses y sus pensamientos son puro optimismo, reflexión por los tiempos duros que vivimos y muchos objetivos personales, como el de crear una fundación para que “las personas con discapacidad se empoderen y practiquen cualquier deporte”.

Y es que Dunia tiene la felicidad de su parte, pues este mes volverá a entrenar en la Videna, situación que facilita su preparación diaria. “No pierdo las esperanzas de clasificar a Tokio 2021; estoy con muchas chances en 50 metros mariposa, quiero enfocarme en entrenar con mucha energía día a día. No tengo límites”, cuenta.

Dunia es una de las más destacadas deportistas de la Asociación Nacional Paralímpica del Perú apoyada por Pluspetrol. “Es bonito que la gente te llame y te digan que los inspiras, porque creo que les ayudo en algo”, dice la paratleta, sonriendo, superando los problemas que le generó una vasculitis sistemática a los 15 años, padecimiento que terminó con la amputación de sus pies y manos.   

La pandemia le permitió conocerse más: ahora entrena en la bicicleta estática, por ejemplo, y hace diversidad de entrenamientos para fortalecer todos los músculos de su cuerpo. La meta deportiva de Dunia es lograr la marca de 56 segundos con 88 décimas en 50 metros de estilo mariposa que necesita para tener más opciones a los Juegos Paralímpicos. Hasta el momento, su registro es de 59 segundos.

Dunia, como medallista en los últimos Juegos Parapanamericanos Lima 2019, persiste en su motivación, la buena alimentación y la concentración. Y ahora recuerda a todos los peruanos que unidos, responsables y solidarios superaremos esta pandemia, con la energía de todos.

Pese a la pandemia del coronavirus, ella reflexiona en dos puntos primordiales para salir adelante: ser creativos para afrontar los tiempos difíciles y vencer el miedo. “No debemos tener miedo, no es malo tenerlo. No vivimos de él”,concluye.