Desarrollo Sostenible

Destacar la labor de las mujeres de etnias nativas es el objetivo del Día Internacional de la Mujer Indígena, que se celebra cada 5 de setiembre para recordar el importante trabajo de, por ejemplo, las artesanas del milenario arte del telar de cintura del Bajo Urubamba y las traductoras de las lenguas yine y matsigenka en Cusco, que logran salir adelante y preservan su herencia cultural gracias al apoyo de Camisea.

Según María-Noel Vaeza, directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, el liderazgo de las mujeres indígenas a nivel global “es clave para alcanzar el desarrollo sostenible, la justicia y la prosperidad de nuestras sociedades”. Las mujeres indígenas han sido parte muy importante en las luchas de sus pueblos y son reconocidas como garantes de la cultura.

Es el caso de un grupo de 140 maestras del Bajo Urubamba que preservan el arte del telar de cintura de generación en generación, y gracias al Programa de Apoyo al Desarrollo de la Artesanía Matsiguenga – Yine, que financió Camisea con una inversión de S/ 784 mil soles en los últimos años, se logró mejoras en la calidad de vida de sus familias y oportunidades para sus comunidades.

Estas mujeres emprendedoras de la selva cusqueña salvaguardan y promueven las culturas amazónicas milenarias. Ellas elaboran carteras, manteles, entre otros productos, con temáticas de sus etnias yine y matsigenka. Por eso, el Congreso de la República les entregó un reconocimiento por su trabajo en el 2019. 

“Yo misma aprendí a tejer, por curiosidad, mirando. La cushma (vestimenta o túnica) representa el carácter de la persona. Esto no es solo un tejido, es nuestra herencia”, sostiene Teresa Sebastián, una de las maestras artesanas yine que preservan el arte de sus pueblos originarios. 

Pero si preservar el arte del telar de cintura es meritorio, salvaguardar la lengua es fundamental para proteger la cultura de las etnias nativas, y las mujeres juegan un papel prioritario en sus familias y sus comunidades para derribar múltiples obstáculos, como el acceso a la educación. Es por eso que la labor de Rittma Urquía, traductora de la lengua yine, se hace más importante.

“Si no existieran los traductores quizá no se difundirían los dialectos indígenas”, afirma Rittma Urquía, natural de Miaría, una comunidad yine ubicada a orillas del río Urubamba, en Cusco. Para ella, el intérprete nativo es importante porque se encarga de la transmisión de una cultura. 

En su afán de llevar la cultura indígena a más niños, no solo del Bajo Urubamba sino de todo el Perú, Rittma Urquía colaboró con la edición del “Libro de nuestra selva”, una colección de cuatro cuentos bilingües, escritos en lenguas yine y matsigenka y traducidos al castellano, que fue editado por Pluspetrol, operador de Camisea, con el objetivo de preservar historias de etnias nativas del Cusco que durante cientos de años solo fueron transmitidas de forma oral. 

“No es fácil ser traductor. Nuestra cosmovisión no es igual que la de occidente, y es difícil interpretar un mensaje”, explicó Rittma Urquía, quien al igual que Teresa Sebastián, saben que su labor como mujeres indígenas es fundamental para preservar el legado de sus pueblos originarios y crear oportunidades para más niñas y sus comunidades.

La Cámara de Comercio, Servicios, Industria y de la Producción del Cusco y Pluspetrol, como operador de Camisea, se unieron para fortalecer la reactivación económica de la ciudad con el Cyber Cusco, la primera iniciativa que articula a más de 150 empresas en su primera edición por Fiestas Patrias, donde se impulsará el consumo local presentando ofertas especiales hasta con descuentos del 70%. 

Los interesados pueden acceder a www.cybercusco.com para consultar a más de 150 empresas que participan en esta semana de descuentos por Fiestas Patrias. También pueden seguir las novedades en Twitter, Instagram o Facebook con el hashtag #CyberCusco y en las redes sociales de la Cámara de Comercio de Cusco.  

Representantes de Pluspetrol informaron que el Cyber Cusco, que se inició el lunes 26, permite a las empresas ofrecer productos y servicios a través de los canales digitales o tradicionales hasta el domingo 1 de agosto. “Cusco es uno de los principales atractivos turísticos del Perú, así que es una gran oportunidad y ventana para los negocios, los viajes y la reactivación económica en esta pandemia”, precisaron. 

La Cámara de Comercio de Cusco indicó que las Mypes, emprendimientos y trabajadores independientes formales se registraron de forma gratuita en las plataformas de la entidad, comprometiéndose a comercializar de forma responsable y segura en beneficio de los usuarios. “La iniciativa incluyó una serie de capacitaciones y asesorías, con el fin de fortalecer la actividad de los participantes para tener un buen desempeño durante esta campaña y aprovechar esta serie de experiencias para sumar a su trayectoria empresarial”, añadió el gremio. 

Se conoció que la Cámara de Comercio habilitó un canal de alertas para que los usuarios reporten algún inconveniente o retroalimentación sobre alguna empresa. “Esto con el fin de fortalecer los mecanismos de monitoreo para tomar las acciones pertinentes y así asegurar en cada edición, una cultura empresarial de excelencia”, indicaron los representantes del evento. 

  • Iniciativa impulsa la masificación del gas natural, proponiendo el uso de un combustible más limpio y económico que no está sujeto a las variaciones de los mercados internacionales.

El Consorcio Camisea y el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) firmaron un Convenio para la Promoción y Desarrollo del Uso del Gas Natural Vehicular Licuefactado (GNV-L), que busca promover su utilización en el transporte urbano, interprovincial, de carga y de pasajeros, y camiones mineros, entre otros usos.

Sustituir el consumo de otros combustibles de mayor costo y que generan un impacto nocivo en la salud y en el medio ambiente es uno de los objetivos de este proyecto, que además contribuye a masificar el gas natural de Camisea para que más peruanos se beneficien con este combustible.

“El uso de Gas Natural Licuefactado permite consumir un recurso propio y abundante del Perú, sustituyendo costosas importaciones de combustibles que impactan en la balanza comercial del país, y otorgando estabilidad y previsibilidad del precio, que no está sujeto a las variaciones de los mercados internacionales”, manfiestó Adrián Vila, Gerente General de Pluspetrol, operador del Consorcio Camisea.

De acuerdo al convenio suscrito con el MINEM, y con el objetivo de desarrollar el segmento, Camisea pondrá a disposición un volumen de 50 millones de pies cúbicos diarios de gas natural (equivalente a más de 300 mil galones diarios de diesel) a un precio promocional para que la cadena de distribución pueda licuarlo (transformar el gas natural de estado gaseoso a líquido) y ofrecerlo, a un precio un 50% menor al diesel.

Con este primer gran paso, las cadenas de estaciones de servicio y los mayoristas podrán abrir puntos de venta a lo largo de todo el país, ya que el GNV-L se puede distribuir a todas las regiones, y la autonomía de los vehículos a GNV-L permite cubrir grandes distancias, similares a la de los combustibles tradicionales. 

El representante de Camisea, recordó que, dado que el gas natural es el combustible más limpio, el uso del Gas Natural Licuefactado representa un menor impacto en el medio ambiente, ya que  genera menos emisiones de CO2 y no produce material particulado, que ocasiona enfermedades respiratorias y otros males en la población.

“Solo en comparación al diésel, el gas natural representa una reducción de la nocividad en más del 90%. En el Consorcio Camisea estamos felices de contribuir con el Gobierno para impulsar la masificación del gas natural, facilitando que más peruanos se beneficien con una energía barata y más amigable con el medio ambiente”, Adrián Vila, Gerente General de Pluspetrol.

Gracias al uso del GNV en los automóviles se puede recorrer hasta 170 KM con solo 20 soles, mientras que con el mismo dinero se llegaría a 60 KM, utilizando la gasolina. Este es un beneficio que muchos transportistas cusqueños ya están recibiendo con el proyecto “Gas Natural para uso Vehicular (GNV) en Cusco”, financiado por Camisea, que por medio de un primer gasocentro en el distrito de San Jerónimo puso a disposición esta energía limpia y económica en la región.

Esta iniciativa, que se desarrolló junto al Gobierno Regional de Cusco y con una inversión de USD 1.9 millones de dólares dispuesta por el Consorcio Camisea, propuso la disposición de GNV en tres gasocentros, de los cuales uno ya está en operación, priorizando así un combustible que, además, reduce riesgos en caso de fugas o accidentes.

A la fecha, en Cusco existen más de 500 conductores que ya modificaron sus automóviles para beneficiarse con el gas natural vehicular. Los transportistas, que actualmente usan gasolina, pueden llamar al celular 981366969 o escribir al correo electrónico: gnv@limagas.com de la empresa Limagas Natural Peru S.A.  , para solicitar la conversión gratuita de sus vehículos.

Camisea informó que el primer gasocentro de Cusco, ya en funcionamiento, dispensará unos 1.2 millones de metros cúbicos de GNV en el primer año. “Esto facilita que más cusqueños accedan a un combustible 56% más económico que la gasolina y 45% más barato que el diésel”, reportaron.

Esta iniciativa permite impulsar y promover la masificación del gas natural de Camisea, que se extrae justamente en Cusco y que representa una energía menos contaminante para el medio ambiente en comparación a la gasolina o el petróleo.

Pobladores de la comunidad nativa nahua de Santa Rosa de Serjali, en el distrito Sepahua, Ucayali, se beneficiaron con más de ocho mil medicinas donadas por el Consorcio Camisea, con el objetivo de atender emergencias y urgencias, además de contribuir con el monitoreo de posibles casos de COVID-19.

Medicinas esenciales como: ibuprofeno, paracetamol, complejo B Forte, aspirina, omeprazol, sales de hidratación, jeringas, porta suero, dextrosa, máscaras para nebulización, cánulas nasales, entre otros materiales, fueron entregadas en coordinación con el Ministerio de Cultura y las autoridades de la comunidad nahua, etnia también conocida como “yora”. 

Según el Ministerio de Cultura, el pueblo Nahua, grupo en situación de contacto inicial que habitan la Amazonía peruana. Ellos se ubican en el ámbito de la Reserva Territorial Kugapakori, Nahua, Nanti y otros (RTKNN), principalmente en la comunidad nativa Santa Rosa de Serjali en Ucayali. 

En el distrito Sepahua existen más de 20 comunidades nativas y asentamientos de colonos. Las autoridades destacaron que el aporte del Consorcio Camisea fortalecerá las estrategias sanitarias y de seguridad, sobre todo en épocas de COVID-19 y vacunación contra esta enfermedad. 

Desde que inició la pandemia, el Consorcio Camisea ofreció un apoyo equivalente a más de S/ 747 mil para potenciar centros de salud del Bajo Urubamba, donde se encuentran diversas comunidades nativas y centros poblados, entre las que se encuentra Santa Rosa de Serjali, además de entregar pruebas rápidas, mascarillas, víveres, combustible y material de bioseguridad.

El Consorcio Camisea anunció que destinará un fondo de aproximadamente USD 39 millones de dólares en los próximos 3 años, para la promoción del uso del GNV en vehículos con motores dedicados a este combustible, en el segmento de transporte de pasajeros y carga en el departamento de Lima y la provincia constitucional del Callao.

Camisea explicó que, a los efectos de implementar el programa de estímulo para la compra de vehículos nuevos dedicados a GNV, se ha llegado a un acuerdo con la empresa de distribución de Gas Natural, Cálidda, que colaborará activamente con la ejecución de los planes específicos, y se conformará un fideicomiso de administración de los fondos. 

“El objetivo del programa es promover el uso del GNV y contribuir con el Estado en los planes de masificación del Gas Natural, para conceder a los transportistas los beneficios de un combustible más barato, y a la sociedad las ventajas de una energía más limpia”, indicaron los representantes de Camisea.

En la actualidad, circulan en Lima 123,000 camiones y 23,000 buses de transporte urbano, que tienen una antigüedad, en promedio, de 25 y 15 años, respectivamente. Se estima que menos del 3% de los vehículos funcionan a GNV, y que el ahorro de los transportistas por migrar del diésel al GNV estaría en el entorno del 50%.

El programa de Promoción de GNV de Camisea proyecta incorporar más de 3,000 nuevas unidades a gas natural vehicular en los próximos tres años. 

“Si bien un vehículo de carga pesada o de transporte urbano a GNV es aproximadamente un 20% más costoso que otro a diésel, el programa de estímulo prevé el otorgamiento de beneficios económicos que ayudarán a los transportistas a costear este mayor precio de compra. Adicionalmente, accederán a los beneficios de un combustible más limpio y barato que les concederá una mayor rentabilidad”, indicaron representantes del Consorcio. 

El Gas Natural también contribuye a tener un aire más limpio y saludable, y facilita la reducción de hasta un 40% y 60% en las emisiones de compuestos químicos y dióxido de azufre, que son los principales causantes de los problemas respiratorios en las grandes ciudades como Lima.

Los Premios Latinoamérica Verde (Guayaquil, Ecuador), el festival de sostenibilidad más importante de la región, reconoció al proyecto “Eficiencia Energética: Reducción de emisiones de CO2 en la Planta de Gas Malvinas” de Pluspetrol, operador de Camisea, como una de las 500 mejores iniciativas socioambientales de América Latina, de un total de más de 2,500 buenas prácticas participantes, provenientes de 30 países.

Esta iniciativa que se ejecuta desde el año 2012, se ubicó en el ranking de “Los 500 mejores” así como en el puesto 16 dentro de la categoría Energía Limpia. 

El proyecto permite una reducción de emisión anual de 51,000 toneladas de Gases de Efecto Invernadero (GEI), gracias a la aplicación de una tecnología que permite la recuperación del calor residual de gases de combustión de dos turbocompresores que se usan en el proceso de producción del Gas Natural de Camisea, evitando así las emisiones por la quema de gas en dos hornos que hubieran sido necesarios en ausencia del proyecto implementado en la Planta Malvinas, ubicada en la zona del Bajo Urubamba, Amazonía de Cusco (distrito Megantoni, provincia La Convención).

En los últimos ocho años esta importante práctica ha permitido la reducción de más de 310,000 toneladas de GEI, lo que equivale a plantar 851,000 árboles en una ciudad. El proyecto está inserto dentro de la estrategia de Economía Circular de Pluspetrol al realizarse un uso adecuado de los recursos en la Planta de Gas Malvinas.

Esta iniciativa, que se desarrolló con una inversión de US$ 6.2 millones de dólares, es el único proyecto de esta naturaleza acreditado por el sector hidrocarburos de Perú y de América Latina, estando registrado en el Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y siendo validado por el Ministerio del Ambiente, formando parte de las 34 iniciativas privadas para la mitigación de cambio climático a nivel nacional.  

Además, al ser parte del marco del Mecanismo de Desarrollo Limpio de Naciones Unidas, permite la transacción de las reducciones de emisiones como bonos de carbono. En 2020, Pluspetrol realizó el primer acuerdo de venta de bonos de carbono en el mercado voluntario.  Los ingresos que se logren de esta transacción se destinarán en parte para desarrollar iniciativas de empoderamiento de las comunidades de las etnias Matsiguenka y Yine, ubicadas en el área de influencia del Gas de Camisea en relación a acciones de mitigación y adaptación ante el cambio climático.

El proyecto contribuye con el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París, que busca reducir las emisiones de gases efecto invernadero. Un informe de Macroconsult indicó que, en los últimos 15 años, Perú evitó la emisión de más de 64 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) que equivalen a la conservación de 166 mil hectáreas de bosques húmedos en la Amazonía, gracias a la incorporación del gas natural de Camisea en la matriz energética.

La iniciativa de eficiencia energética contribuye directamente al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 7 (Energía Asequible y no contaminante) y 13 (Acción por el clima), así como a los ODS 3 (Salud y Bienestar), 9 (Industria, innovación e infraestructura), 12 (Producción y consumo responsable) y 15 (Vida de ecosistemas terrestres).

La primera estación de gas natural vehicular de Cusco comenzó a operar en el distrito de San Jerónimo, permitiendo que el gas de Camisea beneficie a su región de origen con un combustible más barato y saludable, gracias al convenio suscrito entre el Consorcio Camisea y el Gobierno Regional del Cusco.

En la ciudad, a la fecha, existen 120 vehículos convertidos para que funcionen a gas natural y se estima que al cierre de año se adecúen un total de 1500 automóviles, facilitando que más cusqueños accedan al combustible que es en promedio 56% más económico que la gasolina y 45% más barato que el diésel.

Considerado el más limpio de los combustibles fósiles, el gas natural entregará también beneficios ambientales a la ciudad, porque su combustión produce menor cantidad de emisiones de gases efecto invernadero que contaminan el ambiente. Según estimaciones de la consultora Macroconsult, el gas natural de Camisea generó ahorros de 64.3 millones de toneladas de dióxido de carbono entre el 2004 y 2019, que equivalen a la conservación de 166 mil hectáreas de bosques húmedos amazónicos.

Frente a otros combustibles, el gas natural contribuye a tener un aire más limpio y saludable, porque disminuye entre un 40% y un 60% las emisiones de compuestos químicos y casi completamente las partículas en suspensión y el dióxido de azufre, principales causantes de los problemas respiratorios.

La puesta en marcha de la primera estación de GNV en el distrito de San Jerónimo representa un importante paso para la masificación del gas natural en Cusco, donde también se construirán otros dos gasocentros en Cusco y Quillabamba, gracias al convenio suscrito por el Consorcio Camisea y el GORE Cusco, que demanda una inversión de USD 1.9 millones de dólares dispuesta por el Consorcio Camisea. 

Se estima que la nueva estación GNV dispensará más de 2.5 millones de m3 de gas natural en el primer año de funcionamiento, generando ahorros importantes para la economía de la región. 

La inauguración del segundo gasocentro de Cusco está programado para setiembre del presente; mientras que se espera que la estación GNV de Quillabamba esté operativa en enero de 2022.

“Todavía hay gente en Pisco que vive con la psicosis del terremoto de 2007 y en la actualidad por la pandemia, donde el encierro y confinamiento han hecho mucho daño a la salud emocional; este centro tendrá un enorme impacto social”, dijo Santiago José de La Cruz, alcalde de Túpac Amaru Inca, distrito donde funcionará el moderno y equipado Centro de Salud Mental, financiado por Camisea, que beneficiará a más de 18 mil vecinos. 

Esta obra, valorizada en más de 2.3 millones de soles, se lleva a cabo gracias a un convenio con la Municipalidad distrital de Túpac Amaru Inca, donde los pacientes accederán a consejería, talleres y consultas especializadas. “Se trabajarán las áres de psicología, psiquiatría, especialidades de terapia del lenguaje, terapias conductuales, enfermería, entre otras; la relevancia que tiene para Pisco contar con un moderno local para poder atender la salud mental de los pisqueños es trascendental”, explicó Javier Grados, director del Hospital San Juan de Dios de Pisco.

El Consorcio Camisea, operado por Pluspetrol, informó que el Centro de Salud Mental está construido sobre un área de 507.30 metros cuadrados con dinero del Compromiso Marco, un fondo de S/ 100 millones de soles dispuesto voluntariamente por la empresa para desarrollar proyectos sociales e iniciativas que generen bienestar a la población de Pisco.

La infraestructura incluye, en el primer piso, 4 consultorios, una sala de rehabilitación psicosocial, baños para varones y mujeres, sala de triaje tópico, un laboratorio de hematología y bioquímica, una farmacia, un área de estadística e historia clínica, y un almacén. 

“En el segundo piso, que abarca 121 metros cuadrados, se encuentra una sala de terapia ocupacional, oficinas del SIS y asistencia social, un área de psicología, un consultorio de psiquiatría para adultos, baños para varones y mujeres, la oficina de administración y un depósito”, precisó Christian Virrueta, jefe de Relaciones Institucionales de Pluspetrol. 

Santiago José de La Cruz añadió que, “a nivel nacional, se sabe que el 60% de la población sufre alteraciones emocionales por la crisis socio económica, y esto se traslada a Pisco, y por ello amerita un tratamiento que será en este moderno establecimiento”. Los pacientes no tendrán que viajar a Ica o Lima para buscar consultas o atenciones de emergencia. 

Los distritos de Pisco, San Andrés y Paracas, en Ica, recibieron dos mil pruebas de hisopado nasofaríngeo para descartar el coronavirus en sus poblaciones más vulnerables, gracias a las coordinaciones entre el Consorcio Camisea, las municipalidades beneficiadas y las autoridades sanitarias que llevan el control de la pandemia. 

Las dos mil pruebas suman una inversión de 50 mil soles entre los tres distritos, informaron representantes de Camisea, y estarán listas para ser usadas en las campañas médicas que se realizarán en la tercera semana de marzo del presente año. 

Ica, una de las regiones más golpeadas por el COVID-19 durante la segunda ola, lucha por vencer la enfermedad e impulsar su reactivación económica. En los últimos días, el Gobierno envió más de 15 mil vacunas contra el coronavirus, y esta ayuda del consorcio en Pisco permitirá un mejor panorama y estrategia ante la expansión del virus. 

Desde que empezó la emergencia en Perú, Camisea se organizó con las autoridades de la provincia de Pisco para brindar apoyo a sectores sensibles, que recibieron más de S/ 1.6 millones de soles para la compra de material de bioseguridad para el personal de salud, medicinas, víveres, equipos médicos para el Hospital de San Juan Bautista y apoyo logístico en las campañas de tamizaje en diversos centros clínicos, impactando en más de 166 mil vecinos pisqueños desde marzo de 2020.

El apoyo que recibió la provincia de Pisco del consorcio para la lucha contra el COVID-19 se desarrolló en distintos ejes. No solo se donó material médico, medicinas y víveres para públicos vulnerables, sino también se coordinó con la Municipalidad de San Andrés una campaña de limpieza y desinfección en el marco del proyecto “Fortalecimiento de Sistema de Gestión de Manejo de los Residuos Sólidos Municipales para contener el COVID-19”, que benefició a 12 mil vecinos y tuvo una inversión de S/ 153,780.